domingo, 9 de agosto de 2015

Pasado (Thich Nhat Hanh)

El presente contiene el pasado. Cuando comprendemos que nuestras formaciones internas nos provocan conflictos, vemos que el pasado se encuentra en el momento presente y entonces deja de abrumarnos. Cuando el Buda dijo: "No persigáis el pasado", nos estaba diciendo que no nos dejáramos abrumar por él. No quería decir que nos olvidásemos del pasado para observarlo más a fondo. Si cuando rememoramos el pasado y lo observamos a fondo nos afianzamos en el presente, dejará de abrumarnos. Los materiales de los que está hecho el pasado y de los que se compone el presente, se revelan con claridad al expresarse en el presente. Podemos aprender de ellos. Si observamos esos materiales a fondo, los comprenderemos de otra forma, lo cual se llama "observar de nuevo algo antiguo para aprender algo nuevo".
Cuando sabemos que el pasado también se encuentra en el presente, comprendemos que podemos cambiar el pasado transformando el presente. Observarlos a fondo, reconocer su naturaleza y transformarlos, es transformar el pasado. Los fantasmas del pasado son muy reales.  Son las formaciones internas que hay entre nosotros, las cuales algunas veces están durmiendo silenciosamente en nuestro interior y, otras, se despiertan de pronto y  actúan con gran fuerza.
En el budismos existe el término sánscrito anusaya. "Anu" significa "junto con" y "saya" "yacer". Anusaya podría traducirse como "inclinación latente". Las formaciones internas siguen estando en nosotros, aunque yazcan dormidas en el fondo de nuestra conciencia. Las llamamos fantasmas, pero están presentes de una forma muy real. Según la escuela  vijñanavada del budismo, los anusaya son las semillas que yacen en el alaya, la conciencia-receptáculo de cada uno de nosotros. Una parte importante de la labor de meditación observadora consiste en reconocer los anusaya cuando se manifiestan, observarlos a fondo y transformarlos.



______________________________________________________________________

Cita con la vida
Thich Nhat Hanh (
Thừa Thiên-Huế (Vietnam), 11 de octubre de 1926) 

«Nuestra cita con la vida tiene lugar en el momento presente. Nuestra cita se encuentra aquí, en este mismo lugar.» De hecho, si hubiera que resumir la esencia de la práctica budista, la frase idónea para hacerlo sería «vivir en el presente». El monje budista vietnamita Thich Nhat Hanh nos ofrece en estos sutras las primeras enseñanzas de Buda sobre cómo vivir siendo consciente del aquí y el ahora, puesto que es únicamente en el momento presente donde reside la vida. En efecto, el pasado ha dejado de existir y el futuro aún está por llegar, de manera que sólo el presente puede proporcionarnos la oportunidad de hallar la paz y el despertar. Debemos desprendernos de los fantasmas del pasado y el futuro y acercarnos a la verdadera naturaleza de las cosas.