miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mente (Siddhartha Gautama)

1. Todos los estados encuentran su origen en la mente. La mente es su fundamento y son creaciones de la mente. Si uno habla o actúa con un pensamiento impuro, entonces el sufrimiento le sigue de la misma manera que la rueda sigue la pezuña del buey... 
2. Todos los estados encuentran su origen en la mente. La mente es su fundamento y son creaciones de la mente. Si uno habla o actúa con un pensamiento puro, entonces la felicidad le sigue como una sombra que jamás le abandona. 
3. "Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó". El odio de aquellos que almacenan tales pensamientos jamás se extingue.
4. "Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó". Quienes no albergan tales pensamientos se liberan del odio. 
5. El odio nunca se extingue por el odio en este mundo; solamente se apaga a través del amor. Tal es una antigua ley eterna. 
6. Muchos desconocen que al disputar, perecemos; pero aquellos que lo comprenden, refrenan por completo sus disputas. 
7. Al que vive apegado al placer, con los sentidos irrefrenados, sin moderación en la comida, indolente, inactivo, a ese Mara lo derriba, como el viento derriba a un árbol débil. 
8. Al que vive consciente de las impurezas, con los sentidos refrenados, moderado en la comida, lleno de fe, lleno de sustentadora energía, a ese Mara no lo derribará, como el viento no derribará a la montaña. 
9. Quienquiera que sea que carezca de autocontrol y no permanezca en la verdad, aunque se vista con la túnica amarilla, no es merecedor de ella. 
10. El que se ha liberado de toda mancilla, está establecido en la moralidad y se curte en el autocontrol y la verdad, tal es merecedor de la túnica amarilla. 


_______________________________________________________________________

Dhammapada
Siddhartha Gautama "SakyaMuni" (Kapilavastu (Nepal), 563 AC - Kushinagara (India), 486 AC)

Estos versos que originalmente están escritos en lengua Pali con la forma de dos estrofas, se dividen en 26 capítulos temáticos y fueron recopilados y escritos por los discípulos de Buda. Algunos de ellos incluso registran las mismas palabras que Buda pronunció y nos acercan a su sabiduría y compasión, que iluminan y han logrado iluminar a varias generaciones en todo el mundo. El Dhammapada propone un concepto de vida y no una religión, lo que hace que la lectura de este texto no vaya en contra de ninguna creencia, más bien todo lo contrario, aquí se encontrarán nexos comunes a las principales creencias, basados en los principios humanos de vida más esenciales. Así, el Dhammapada diferencia entre hombres sabios y necios, defiende los valores del trabajo, del estudio, de la atención, de la honestidad y del recogimiento y proclama sus ventajas frente a los inconvenientes de no cumplirlos.