lunes, 6 de abril de 2015

Aceptación (Albert Ellis)

La TREC (terapia racional emotivo-conductual), como otras terapias, es en gran parte una forma de entrenamiento para la tolerancia. Lo anima a pensar, y también a sentir y actuar de la forma que usted quiera, pero le advierte acerca de la rigidez y el fanatismo. En realidad, el camino de la tolerancia consiste en varios caminos, tres de los cuales son muy importantes para la TREC y asimismo en su vida:
- La autoaceptación incondicional quiere decir que usted rechaza sus demandas destructivas, sus debería, tener que y debo absolutos, y los sustituye por preferencias flexibes: "Realmente me gustaría hacerlo bien y ganarme la aprobación de los otros, pero no tengo que hacerlo. Aunque fracase y sea rechazado, siempre puedo aceptarme a mi mismo, aunque sea intolerante ante algunas de mis conductas".
- La aceptación incondicional del otro quiere decir que usted rechaza las acciones antisociales y saboteadoras de otras personas, y que las intenta ayudar a cambiar. Pero siempre las acepta, acepta su persona y nunca las condena como personas. Tolera su humanidad, aunque esté en desacuerdo con algunas de sus acciones.
- La aceptación incondicional de la vida quiere decir que usted lamenta las adversidades y las injusticias, y que hace lo que puede hacer para rectificarlas. Pero cuando no puede cambiar las desgracias inevitables, usted las acepta sin sentirse demasiado afectado por ello y no se enfada, ni siente pánico ni se deprime.

Si hace todo lo posible por ser tolerante y deja de condenarse por sus defectos, deja también de condenar a los otros y aborrecer las dificultades inevitables de la vida, estará consiguiendo que usted y los otros empiecen a mejorar y estará trabajando para la paz mundial. ¿Merece entonces la pena que usted y yo pensemos, sintamos y actuemos siguiendo los caminos de la tolerancia? ¡Yo creo que sí!


_______________________________________________________________________

El camino de la tolerancia
Albert Ellis (
Pittsburgh, 27 de septiembre de 1913 - Manhattan, 24 de julio de 2007)

La terapia racional emotiva conductual (TREC) hunde sus raíces en la vida personal de Albert Ellis, sobre todo en las experiencias vividas en su juventud, entre 1920-1930, cuando comenzó a hacer frente a sus propios problemas psicológicos y emocionales (Bernard, 2011).
El desarrollo de la TREC estuvo fuertemente influido por la filosofía griega, romana y moderna (Kaufman, 2007). El principal fundamento terapéutico de este modelo de terapia está tomado de Epicteto con su máxima: “Lo que turba a los hombres no son las cosas, sino las opiniones que de ellas se hacen”; así como de Horney con su “tiranía de los deberías”, ya que al igual que Ellis sostiene que la persona debe tomar conciencia de que es ella misma quien se crea sus propias perturbaciones y quien tiene la capacidad de corregir su pensamiento y conducta para enfrentar sus problemas (Ellis, 2005). En ese sentido, la idea de fondo de la terapia de Ellis es que nuestras emociones dependen principalmente de nuestro sistema de creencias (Ellis, 2006).
[Mario Arosemena]

No hay comentarios:

Publicar un comentario