jueves, 5 de mayo de 2016

Supervivencia (Paul Valery)

- Es el intento de representar, o restituir, por los medios del lenguaje articulado, estas cosas o esta cosa, que oscuramente tratan de expresar los gritos, las lágrimas, las caricias, los besos, los suspiros, etc. y que parecen querer expresar los objetos, en lo que tiene de apariencia de vida, o de supuesto designio.
Tal cosa no puede definirse de otra manera. Es de la naturaleza de esta energía que se derrocha para responder a lo que es...
- El pensamiento debe estar oculto en los versos como la virtud nutritiva lo está en un fruto. Un fruto es alimento, aunque sólo parezca delicia. Sólo se percibe un placer, pero se recibe un substancia. El encantamiento vela este alimento insensible que conlleva.
- La poesía no es sino la literatura reducida a lo esencial de su principio activo. Se la ha purgado de los ídolos de todo género y de las ilusiones realistas; del equívoco posible entre el lenguaje de la verdad y el lenguaje de la creación, etc.
Y este papel casi creador, ficticio del lenguaje (él, de origen práctico y verídico) lo hace lo más evidentemente posible la fragilidad o arbitrariedad del sujeto.
- El tema de un poema le es tan extraño y tan importante como lo es a un hombre su nombre.
- Los unos, incluso los poetas, y buenos poetas, ven en la poesía una ocupación de lujo arbitrario, una industria especial que pueden ser o no ser, florecer o perecer. Podrían suprimirse los perfumistas, los licoristas, etc.
Los demás ven en ella el fenómeno de una propiedad o de una actividad muy esencial, profundamente ligada a la situación del ser íntimo entre el conocimiento, la duración, las perturbaciones y aportaciones ocultas, la memorias, el sueño, etc.
- En tanto que el interés de los escritos en prosa es como exterior a ellos mismos y nace del consumo del texto, el interés de los poemas no los abandona ni puede alejarse de ellos.
La Poesía es una supervivencia. 



_______________________________________________________________________

Tel quel
Paul Valery (Sète, 30 de octubre de 1871 – París, 20 de julio de 1945) 

Con el título de Tel quel, harto cuestionable en opinión del propio autor, se reunieron en 1943 cuatro breves recopilaciones de aforismos publicados anteriormente por separado: Cosas calladas, Moralidades, Literatura y Cuaderno B. 1910. En ellas, Paul Valery, el más significativo representante de la poética francesa contemporánea, expresa de forma fragmentaria, con juegos de palabras, antitesis, paradojas y comparaciones, entre otros recursos estilísticos, la evolución de su pensamiento, poniendo de manifiesto la lucidez característica de sus juicios sobre el arte, la literatura, la vida social y la ciencia.