miércoles, 22 de enero de 2014

Trabajo (Vincent Van Gogh)

Mi querido Theo:
Gracias por tu carta: pero mira que he languidecido esta vez; mi dinero se había acabado el jueves, así que hasta el mediodía del lunes, resultó terriblemente largo. Durante esto cuatro días he vivido principalmente de 23 cafés y con el pan que todavía tengo que pagar. No es culpa tuya; si la hay es mía. Porque he estado desesperado por ver mis cuadros enmarcados y he pedido demasiado para mi presupuesto, ya que el mes de alquiler y la criada también había que pagarlos. Aun hoy, volveré a arruinarme, porque también debo comprar la tela y prepararla yo mismo, ya que la de Tasset no ha venido todavía. ¿Quisieras preguntarle lo más pronto posible si la ha enviado?; 10 metros o por lo menos 5 de tela común a 2 fr. 50.
Pero esto me sería igual, mi querido hermano, si yo no sintiera que tú mismo debes sufrir esta presión que actualmente ejerce sobre nosotros el trabajo. Pero me atrevo a creer que si vieras los estudios me darías la razón por trabajar ardientemente mientras hace buen tiempo. Cosa que no ocurre en estos últimos días; el mistral despiadado barre con furia las hojas muertas. Pero entre eso y el invierno habrá todavía un periodo de tiempo y efectos maravillosos; y entonces se tratará de nuevo de hacer un esfuerzo sin miramientos. Ando tan metido en el trabajo, que no puedo detenerme de golpe. Queda tranquilo: el mal tiempo me detendrá aún demasiado pronto. Como ya lo hizo hoy, ayer y antes de ayer. Trata por tu parte de persuadir a Thomas. El hará algo siempre.



_______________________________________________________________________

Cartas desde la locura
Vincent Van Gogh (Zundert (Holanda), 30 de marzo de 1853 - Auvers-sur-Oise (Francia), 29 de julio de 1890)

"Cartas desde la locura" es un viaje por las misivas que durante los años 1888 y 1889, le dirigió el célebre pintor Vincent Van Gogh a su hermano Theo, de todos es conocida la atormentada psique del artista y la relación estrecha que tenía con su hermano, descendientes ambos de una familia de triunfadores mercaderes de arte, en la que la única excepción era precisamente el padre de Vincent, clérigo que llevó siempre con aquellos dos vástagos y el resto de la prole, otro hermano y tres hermanas, una vida extremadamente sencilla en la que Vincent, genio que se convertiría en referente del post-expresionismo holandés, fue un niño autodidacta, que casi nada fue a la escuela y se dedicó por si mismo a aprender mucho sobre tantas cosas que le interesaban, y a practicar aquel arte que le venía en el instinto.