sábado, 10 de diciembre de 2016

Unidad (Mircea Eliade)

Es importante subrayar este hecho: sea el que sea el nivel al que se realiza, la conjunción de los opuestos representa la superación del mundo fenoménico, la abolición de toda experiencia de dualidad.
Las imágenes utilizadas sugieren el regreso a un estado primordial de no-diferenciación: la unificación del Sol y la Luna traduce la "destrucción del cosmos" y, en consecuencia, el regreso a la Unidad original. En el hathayoga, uno se esfuerza por obtener la "inmovilidad" del hálito y del semen; se habla incluso del "retorno del semen", es decir, un acto paradójico, imposible de lograr en un contexto fisiológico "normal", perteneciente a un cosmos "normal". En otros términos, el "regreso del semen" traduce, en el plano fisiológico, la "trascendencia" del mundo fenoménico, el acceso a la libertad. No es más que una aplicación de lo que se denomina "ir contra corriente" (ujana sadhana) o del proceso "regresivo" (ulta) de los Natha-siddha, implicando una "inversión" total de todos los procesos psicofisiológicos. En el fondo es la misteriosa paravrittti, ya documentada en los textos mahayanistas, y que en el tantrismo también designa el "retorno del semen". El "retorno", la "regresión", implican -en quien las realiza- la aniquilación del cosmos y, en consecuencia, la "salida del Tiempo", el acceso a la "inmortalidad". En el Goraksa-viyaja, Durga ("Shakti, Prakti") se dirige a Shiva en los siguientes términos: "¿Cómo es posible, Señor, que tú seas inmortal, y que yo sea mortal? Revélame la verdad, Señor, ¡para que yo también pueda convertirme en inmortal!" Es en esta ocasión cuando Shiva revela la doctrina hathayoga. Así pues, la inmortalidad no puede obtenerse más que deteniendo la manifestación, el proceso de desintegración; hay que ir "contra corriente" y reencontrar la Unidad primordial, inmóvil, que existía antes de la ruptura. Eso es lo que hacen los hathayoguis al unir el "Sol" con la "Luna". Este acto paradójico se efectúa a varios niveles a la vez; mediante la unión de Shakti (kundalini) con Shiva en su propio cuerpo, se obtiene la inversión del proceso cósmico, la regresión al estado indiferenciado de la Totalidad original; "fisiológicamente", la conjunción Sol-Luna se traduce por la "unión" de prana y apana, es decir, por una "totalización" de los hálitos, en suma, mediante su detención. Finalmente, la unión sexual, mediante una cierta postura (vajrolimudra) lleva a cabo el "retorno del semen".


__________________________________________________________________________________

Erotismo místico en la India
Mircea Eliade (Bucarest, Rumania, 9 de marzo 1907 - Chicago, USA, 22 de abril 1986)

Desde su primer viaje a la India en 1928, Eliade no dejó de estudiar los misterios y los ritos indios. En 1956, el historiador de la religiones escribió Sobre la erótica mística en la India que trata de este aspecto primordial de la religión hinduísta, según la cual «toda mujer desnuda encarna la Naturaleza».
Mircea Eliade, uno de los más grandes historiadores de la religión del siglo XX, ha sido profesor en la Universidad de Bucarest, en la Sorbonne de Paris y en la Universidad de Chicago.