viernes, 10 de enero de 2014

Plaza (Juan Goytisolo)

anochecer: cuando la feria se vacía y bailarines, tambores, rapsodas, flautistas se van, literalmente, con su música a otra parte: disgregación paulatina de los corros, muchedumbre afanosa e inquieta, como colmena amenazada de destrucción: lenta emergencia de espacios despejados, enrevesada telaraña de cruces y encuentros en la vasta y sombría explanada: mujeres cabizbajas aguardan pacientemente, en cuclillas, un rasgo tardío de caridad: otras merodean a hurtadillas, ajustan citas por señas: tiendecillas y bazares recogen sus existencias y lámparas de petróleo iluminan teatralmente nuevos puntos de convergencia y reunión: figones de quita y pon, cocinas ambulantes, trebejos y hornillos listos para la cena: olores de fritura y potaje, comino, té con hierbabuena que avivan el apetito del caminante y lo atraen a los banquillos laterales del tenderete de su elección  
sucesión de luminosos bodegones proyectados en una linterna mágica: ilustraciones de alguna remota edición de "Las mil y una noches" con mercaderes, alfaquís, artesanos, mancebos de botica, estudiantes coránicos pintados sobre un fondo de calderos de chorba, broquetas asadas, sartenes humeantes, cestillos de fruta, cuencos de aceitunas, fuentes de ensaladilla escarlata con precisión y minucia difíciles de esfumar: aprehensión del universo a través de las imágenes de Scherezada o Aladino: la plaza entera abreviada en un libro, cuya lectura suplanta la realidad.



______________________________________________________________________ 

Makbara
Juan Goytisolo (Barcelona, 5 de enero de 1931 -Marrakech, 4 de junio de 2017)

El libro constituye en su conjunto un brillante poema narrativo, de hábil expresión rítmica, en el que el autor, con su estilo personal e irrepetible, invita a la exploración del otro y al descubrimiento de lo ajeno.
Juan Goytisolo compró esta casa, a unos pasos de la plaza de Xemaá-el-Faná, en 1981, cuando nadie quería vivir en la medina. Él había llegado a la ciudad por primera vez en 1976 para estudiar árabe dialectal y allí surgió en 1980 Makbara, una novela escrita en “verso libre narrativo” que mezcla con toda libertad voces, tiempo y espacio, escatología y erotismo.