martes, 15 de octubre de 2013

Azar (Eric Ambler)

Un francés llamado Chamfort dijo cierta vez, a sabiendas de que estaba equivocado, que la palabra azar era un atributo de la Providencia.
Se trata de uno de esos aforismos convenientes, que no son más que falacias, acuñados para desacreditar la desagradable pero verdadera idea de que el azar juego un papel de importancia -si no decisivo- en los asuntos humanos. Sin embargo, no se trata de una expresión del todo imperdonable. Porque es inevitable que, en ciertas ocasiones, el azar actúe con una suerte de desmañada coherencia, que bien puede confundirse con las acciones de una Providencia consciente de si misma.
La historia de Dimitrios Makropoulos es un buen ejemplo de esto.
El solo hecho de que un hombre como Latimer llegar a tener alguna noticia, siquiera, de la existencia de un hombre como Dimitrios es, en si, grotesco. Y constituye un tipo de situación que le corta a uno el aliento el hecho de que, de verdad, llegara a ver el cadáver de Dimitrios, que durante semanas -careciendo como carecía del dinero necesario- viviera entregado a la tarea de hurgar en la oscura historia de aquel hombre y que, por último, se hallara él mismo en la posición de adeudarle su vida al estrambótico gusto, en materia de decoración de interiores, de un criminal.
No obstante, al considerar estos hechos en relación a los demás del caso, resulta difícil no dejarse dominar por su terror supersticioso. El carácter completamente absurdo de todo esto parece no aconsejar el uso de las palabras "azar" y "coincidencia".



  _______________________________________________________________________

La máscara de Dimitrios
Eric Ambler (Londres, 28 de junio de 1909 - 22 de octubre de 1998)

La investigación de una vida de la que en apariencia todo se sabe, se convierte en una peripecia inquietante y terrible. Todo comienza cuando el cadáver de un hombre llamado Dimitrios aparece flotando en aguas del Bósforo. En un periplo que en algunos momentos establece puntos de contacto con el clásico cinematográfico de Orson Wells "Ciudadano Kane", Ambler desarrolla un retrato de la turbia y corrupta Europa de entreguerras, en el que a cada paso surge una nueva sorpresa acerca de la personalidad de Dimitrios.