viernes, 29 de noviembre de 2013

Filosofía (Marco Aurelio)

El tiempo de la vida humana es un punto; su sustancia, fluida; su sensación, oscura; la unión de todo el cuerpo, corruptible; su alma, vagabunda; su azar, inexplorable; su fama, indescirnible. Para decirlo de una vez: todo lo del cuerpo es un río; lo del alma, sueño y vapor; la vida, una guerra y un exilio, y la fama póstuma, olvido. ¿Qué es lo que nos puede guiar? Sólo y únicamente la filosofía. Y ésta consiste en conservar el Genio interior sin ultrajes y sin daño, dominando los placeres y los dolores, sin que haga nada al azar ni falsamente, sin hipocresía, despreocupado de lo que haga o deje de hacer otro; aceptando también los acontecimientos y la parte que le toque como proveniente de allí, dondequiera que sea, de donde él mismo ha venido. Por encima de todo, aguardando la muerte con la conciencia propicia, como que no es otra cosa que disolución de los átomos de los que cada ser vivo se constituye. Y si a los átomos no les sucede nada terrible porque cada uno cambie incesantemente en otro, ¿por qué razón nadie ha de temer el cambio y disolución de todos? Pues es conforme a la naturaleza. Ahora bien, nada malo hay conforme a la naturaleza.


_______________________________________________________________________

Meditaciones
Marco Aurelio (Ucubi (provincia romana Bética), 26 de abril de 121 - Viena, 17 de marzo de 180)

Considerado uno de los grandes pensadores del estoicismo romano, el emperador Marco Aurelio (121-180 d.C.) escribió hacia el final de su vida estas singulares Meditaciones: notas y apuntes tomados al hilo de las circunstancias y de los caprichos de la imaginación que se articulan en párrafos generalmente breves y desconectados entre si. Dividido en doce libros, este manual de los principios de psicología y de moral del ultimo estoicismo romano reflexiona sobre la inevitabilidad de las cosas, la búsqueda de la virtud y la indiferencia del sabio ante los bienes y los males, principios que influirían después tanto sobre la moral cristiana como sobre el humanismo secularizado.