viernes, 22 de agosto de 2014

Descubrimiento (T.K.V. Desikachar)

En nuestra práctica de yoga introductoria de hoy dejad que hable de la adaptación en asanas. Cuando hacemos una práctica continuada de asanas utilizando varias posturas y técnicas respiratorias en una sesión coherente, de algún modo llegamos a la rutina. Hay quien dice a menudo que se aburre haciendo las mismas posturas una y otra vez.
Es preciso introducir un elemento de improvisación en la práctica para suscitar una nueva calidad de atención y un sentido de descubrimiento. Por atención, entiendo el hecho de estar presentes en lo que estamos haciendo y sentirlo; por sentido de descubrimiento entiendo el hecho de percibir algo no percibido antes. Si no improvisamos, puede ser que haciendo lo mismo una y otra vez se pierda este sentido de descubrimiento tan importante en el yoga.
Esta calidad de atención y descubrimiento tiene un efecto mayor sobre la práctica de asanas. Antes de empezar la práctica diaria de asanas, tenemos muchas cosas en la mente, esto es, estamos distraídos mentalmente. La mente salta sin cesar de una cosa a otra, excepto en el sueño cuando está completamente absorbida en una actividad, para ella importante. Si estamos haciendo asanas y la mente continúa vagando, no estamos realmente practicando asanas; sólo el cuerpo las está haciendo. Para reducir esta dispersión y centrar la mente sobre lo que se está haciendo es bueno introducir alguna forma de improvisación. Desafortunadamente, una vez adquirimos un hábito haciendo posturas, la mente puede vagar, aun mientras practicamos. La práctica nos hará más ligeros por lo menos, y nos bajará el ritmo cardiaco, pero esto no es suficiente para hacer completa la práctica. Es necesario centrar la mente y esto no es posible más que con la atención y el sentimiento de investigación.


_______________________________________________________________________

Vini Yoga
T.K.V. Desikachar (Mysore, Karnataka (India),  21 de junio de 1938)

El método conocido como Viniyoga esta asociado a las enseñanzas de T.K.V. Desikachar, después de 27 años de instrucción bajo la tutela de su padre y maestro T. Krishnamacharya.
Más que un método es un modelo de ejecución, su centro de atención no es la técnica sino el practicante; por lo tanto las diferentes aplicaciones de Yoga se adaptan a la realidad y características de las personas; en base a sus necesidades, capacidades y aspiraciones.