viernes, 10 de enero de 2014

Positivo (Gabriel Celaya)

Se trata de algo positivo

Hoy, por ejemplo, estoy más bien contento.
No sé bien las razones, mas por si acaso anoto:
Mi estómago funciona,
mis pulmones respiran,
mi sangre apresurada me empuja a crear poemas.
(Solamente -¡qué pena!- no sé medir mis versos.)

Pero es igual, deliro: Rosa giratoria
que abres dentro mío un espacio absoluto,
noche con cabezas
de cristal reluciente,
velocidades puras del iris y del oro.
(Solamente -¡qué pena!- estoy un poco loco.)

Mas es real, os digo, mi sentimiento virgen,
reales las palabras absurdas que escribo,
real mi cuerpo firme,
mi pulso rojo y lleno,
la tierra que me crece y el aire que yo crezco.
(Solamente -¡qué pena!- si vivo voy muriendo.)



_______________________________________________________________________

Itinerario poético 
Gabriel Celaya (Hernani, 18 de marzo de 1911 – Madrid, 18 de abril de 1991)

Por las paginas de este Itinerario camina un poeta singular. ¿Que etapas no habrá recorrido este incansable buscador que abarca el solo toda una época de la poesía española de este siglo? Desde sus comienzos literarios han pasado modas y estilos. Gabriel Celaya ha sido algo mas que un poeta social. Recalcitrante convencido de la inoperancia del yo, de lo que llamamos individualidad, Celaya ha encontrado siempre sus proyecciones: los otros la poesía es un instrumento para transformar el mundo, el amor Amparitxu, su Euzkadi querida, el hallazgo de la insignificancia del hombre en un mundo que nunca podrá explicarse. ¿puesto que no existe el hombre / sobran los versos humanos?. La impresionante confesión literaria que precede a esta selección de su poesía se cierra con una enorme carcajada. Y ya no sabremos si al final habita la esperanza.