domingo, 5 de enero de 2014

Olvido (Billie Holiday)

Sólo logramos un par de asientos separados en un autocar abarrotado, lo que me remontó a veinte años atrás, rumbo a Nueva York, tal como tantas veces antes; detenida, en libertad bajo fianza, arruinada después de pagarle al fiador, hambrienta por no haber tenido tiempo para comer, molida después de veinticuatro horas sin dormir, recordando el olor de esa cárcel mientras traqueteaba en un condenado autocar, con un marinero dormido echado sobre mi. Pero pronto olvidé todo eso, con mi hombre.
Esta vez, según me han dicho los médicos, con un poco de suerte estaré en condiciones de mantenerme sana dos años seguidos. ¿Quién puede pedir más? Por mis venas corre sangre irlandesa, heredada de los Fagan, como para creer que si limpias la casa no vienen las visitas. Si lo único que esperas son dificultades, tal vez se presenten días dichosos. Si esperas tiempos felices, ten cuidado.
Pero ningún médico puede decirte nada que tus propios huesos no sepan; por el contrario, yo estoy en condiciones de informarles algo a ellos. Supe que realmente lo había superado una mañana en que no aguanté más la televisión. Cuando estaba colgada y quería permanecer así, era capaz de ver la tele horas enteras, encantada.
¿Quién puede saber qué desvíos nos esperan a la vuelta del camino? ¿Otro juicio? Seguro. ¿Otra cárcel? Tal vez. Pero si has vencido el hábito una vez más y le has dado una patada a la pantalla del televisor, ninguna cárcel de esta tierra podrá inquietarte demasiado.
¿Cansada? Apuesta lo que quieras. Pero pronto todo esto caerá en el olvido, con mi hombre...



______________________________________________________________________

Lady sings the blues
Billie Holiday (Philadelphia, 7 de abril de 1915 - New York, 17 de julio de 1959)

Cuando Eleanora Holiday, mas conocida por Billie, o Lady Day para los amigos, murió en un hospital de Nueva York en 1959, dejaba tras de si una de las carreras mas míticas y deslumbrantes de la historia del jazz. Desde los miserables inicios en Baltimore, los primeros trabajos como criada, el intento de violación a los diez años, la prostitución, la discriminación racial, la drogadicción, los múltiples pleitos y estancias en la cárcel, el engaño por parte de casi todos los hombres que la trataron, su vida aparece jalonada por una serie de episodios que fraguaron su leyenda.
Billie Holiday nos cuenta con conmovedora sinceridad en estas memorias,escritas en colaboración con su amigo y pianista William Dufty, en las que también se revive la mas esplendorosa época del jazz en los clubes de Harlem, la radio y los estudios de grabación, las giras maratonianas y las jam-sessions al lado de músicos legendarios como, entre otros, Duke Ellington, Louis Amstrong, Benny Goodman, Count Basie, Lester Young o Artie Shaw.