martes, 29 de octubre de 2013

Camino (Karl Gustav Jung)

Para terminar, he de pedir perdón al lector por haberme atrevido en tan pocas páginas a tratar novedades tan difíciles de explicar. Me entrego a su juicio crítico; porque considero que todo el que, separándose, sigue caminos propios, tiene el deber de comunicar a la sociedad lo que ha encontrado en su viaje de exploración: una fuente pura donde aliviar la sed o el páramo arenoso del error estéril. Aquélla fecunda; éste sirve de saludable advertencia. Pero no será la crítica de los contemporáneos la que decida sobre la verdad y el error de lo descubierto, sino la de los tiempos y destinos futuros. Hay cosas que todavía hoy no son verdaderas, y acaso no deban serlo; pero quizá lo sean mañana. Así, cada uno ha de recorrer su propio camino con sencilla esperanza y con los ojos abiertos, como quien está consciente de su soledad y del peligro de la niebla que le envuelve. La peculiaridad del camino aquí descrito procede, en no pequeña parte, de que nuestra psicología surge de la vida real y actúa sobre la vida real, y en ella no podemos adoptar un punto de vista exclusivamente científico e intelectualista, sino que estamos obligados a tomar en consideración también el punto de vista del sentimiento, todo aquello que el alma tiene de afectivo. Para ello hemos de tener siempre presente que en esta especie de psicología práctica no estudiamos un alma humana general, sino las almas actuales, individuales, con todos los variadísimos problemas modernos que nos acosan inmediatamente. Una psicología que satisfaga sólo el entendimiento no puede ser nunca una psicología práctica, pues el conjunto del alma no puede ser aprehendido por el entendimiento solo. Querámoslo o no, la visión total del universo nos asedia, porque el alma pide una expresión que abarque su conjunto total.

_______________________________________________________________________

Lo inconsciente 
Karl Gustav Jung (Kesswil (Suiza), 26 de julio de 1875 - Küsnacht (Suiza), 6 de junio de 1961)

Lo inconsciente es uno de los libros capitales de Jung y su lectura servirá a toda clase de lectores para iniciarse en los secretos de la llamada psicología profunda.
Carl Gustav Jung inició su trayectoria profesional como psiquiatra en 1900 y pronto unió sus esfuerzos a los de Sigmund Freud y los psicoanalistas pioneros, detentando la presidencia de la Asociación Psicoanalítica Internacional durante sus primeros cinco años (1910-1914). Disuelta su alianza con Freud en los tensos momentos que desembocaron en la Primera Guerra Mundial, no abandonaría sin embargo la hipótesis de lo inconsciente en su estudio de la psique humana. Puede decirse que Jung desarrolló aspectos abandonados por el Psicoanálisis clásico, fundamentalmente la propositividad o finalidad psicológica y el aspecto colectivo e histórico de la psique individual.