viernes, 19 de diciembre de 2014

Relámpago (Natalie Goldberg)

En el arte de escribir existe un viejo refrán: "No digas, muestra". ¿Qué significa? Significa que no hay que declarar simplemente la propia rabia (o cualquier otra palabra importante del tipo honestidad, verdad, odio, amor, dolor, vida, justicia, etc.); hay que mostrar, en cambio, lo que nos ha hecho enfadar. Quien lea, sentirá la misma rabia. No hay que explicar al lector lo que tiene que sentir. Hay que mostrarle la situación y ésta despertará este mismo sentimiento.
Escribir no es hacer psicología. No nos concierne a nosotros hablar "sobre" sentimientos. El escritor siente emociones, y mediante sus palabras las despierta en el lector. El escritor toma al lector de la mano, y lo conduce a través del valle de la alegría y del dolor, sin necesidad de utilizar estas palabras.
Si alguna vez habéis asistido a un parto, sabéis que podéis llorar o reír. Describid lo que habéis visto: el rostro de la madre, la ola de energía que se produce cuando el niño, tras muchas tentativas, consigue finalmente entrar en el mundo. El marido que respira al unísono con la mujer y le aplica un trapo mojado sobre la frente. El lector entenderá, sin que haga falta hablarle del misterio de la vida.
Cuando escribimos, tenemos que quedarnos en estrecho contacto con nuestros sentidos y con aquello sobre lo que se escribe. Si escribimos siguiendo los primeros pensamientos -el modo en que la mente echa un relámpago repentino de luz sobre algo antes de que los segundos y terceros pensamientos tomen ventaja para criticar, comentar y evaluar- no tenemos que preocuparnos de nada más. Los primeros pensamientos son el modo en el cual la mente refleja la experiencia; son el estado de máxima comunión con la puesta de sol, el parto, la horquilla y el azafrán, a que el ser humano pueda llegar. No siempre es posible permanecer en sintonía con los primeros pensamientos, pero es bueno tener consciencia de ellos. Ellos pueden enseñarnos fácilmente a quitarnos de en medio y a utilizar las palabras como un espejo para reflejar las imágenes. 


________________________________________________________________________
 
El gozo de escribir
Natalie Goldberg (Brooklyn NY (USA), 4 de enero de 1948)
 
La autora nos anima a pasar del papel pasivo de lector al acto de escribir, para que descubramos el gozo de poner por escrito nuestras sensaciones y pensamientos. " Existen cientos de libros que nos hablan de cómo no escribir mal. Éste es uno que nos habla de como escribir bien. Es una agradable sorpresa. El secreto de la creatividad, nos clarifica Natalie, es eliminar reglas a la hora de escribir, no el añadirlas. Se trata de un proceso de "deseducación" más que de educación..." Robert Pirsig Autor de "El zen y el Arte de la Motocicleta."