viernes, 11 de octubre de 2013

Espiritualidad (Adyashanti)

Es un comienzo. Es el final de la identificación con los pensamientos, con las sensaciones y con la personalidad del ego; no obstante, en contra de lo que mucha gente cree, eso no es la meta de la espiritualidad. En realidad es el inicio del verdadero viaje espiritual, el comienzo de una nueva forma de vida. Es el inicio de un descubrimiento constante de la vida, pues comprendes que tú eres espíritu en forma de ser humano.
La espiritualidad reside en esto: en despertar a quien eres, a lo que eres. A lo largo de los años, mi trabajo con la gente me ha permitido descubrir dos elementos que, en mi opinión, son los más útiles y poderosos para el despertar. El primero consiste en desarrollar una actitud meditativa desde la que podamos deshacernos del control a un nivel muy profundo y en la que permitamos que todo sea lo que es. El segundo elemento consiste en comprometernos seriamente con nuestra inteligencia y con nuestra curiosidad innata a través de la indagación meditativa. Por separado, cualquiera de estos dos elementos podría quedar incompleto: la indagación separada de la meditación podría volverse intelectual y abstracta; la meditación separada de la indagación podría perdernos por diversos estados espirituales. Los dos elementos combinados proporcionan la energía necesaria, el ímpetu necesario para obtener un vislumbre de compresión acerca de tu verdadera naturaleza. Y, al fin y al cabo, de eso trata la espiritualidad.


_______________________________________________________________________

Meditación auténtica
Adyashanti - Steven Gray (Cupertino, California, 1962)

¿Que pasaría si dejases que todo fuese exactamente tal y como es?¿Y si dejases de necesitar el control y, en su lugar, abrazases la totalidad de tu experiencia tal y como surgiera en cada momento? En los catorce años que dedico al estudio del zen, Adyashanti llegó a la conclusión de que la mayoría de los meditadores veteranos utilizaban la practica como un fin, en vez de como medio para llegar a un fin. Invitándonos a realizar el esfuerzo sin esfuerzo que infunde el momento presente, Adyashanti sostiene, sin embargo, que solo nos abrimos al arte de la meditación autentica cuando nos libramos de todas las técnicas (incluso de nuestro concepto de meditador) y nos concentramos en el estado natural. Nos han enseñado que el despertar es difícil, que despertar de la ilusión de la separación puede llevarnos años nos explica Adyashanti. En realidad, sin embargo, lo único que necesitas es la voluntad de mirar en las profundidades de tu experiencia aquí y ahora.