lunes, 23 de junio de 2014

Bondad (Pema Chödrön)

En 1.995 me tomé un año sabático. Durante doce meses no hice prácticamente nada. Fue el tiempo en que más inspirada espiritualmente me he sentido en toda mi vida. En buena medida lo único que hice fue relajarme. Leí, caminé y dormí. Comí, medité y escribí. No tenía programada ni agenda ni "obligaciones". Durante este tiempo libre de programaciones digerí muchas cosas. Una de éstas fue empezar a leer lentamente dos cajas de cartón llenas de transcripciones de charlas mías, un tanto toscas e inéditas, impartidas entre 1.987 y 1.994. A diferencia de las charlas dathun que componen La sabiduría de la no evasión y las enseñanzas lojong que forman parte de Comienza donde estás, aquellas charlas no parecían tener un hilo unificador. De vez en cuando miraba algunas transcripciones. Las había de todo tipo, desde pedantes hasta deliciosas. Fue interesante y vergonzante tener que enfrentarme a semejante profusión de mis propias palabras. Gradualmente y a medida que avanzaba la lectura empecé a ver, fuera cual fuera el tema elegido para la charla, el país en el que estuviera o el año en que la escribí, había enseñado incansablemente sobre los mismos temas: la gran necesidad de maitri (bondad amorosa hacia uno mismo) y el desarrollo de una actitud compasivamente intrépida hacia nuestro dolor y el de otros. Me pareció que la visión detrás de cada una de las charlas era que podemos entrar en territorio desconocido y relajarnos en la insondabilidad de nuestra situación.

_______________________________________________________________________

Cuando todo se derrumba
Pema Chödrön (New York, 14 de julio de 1936)

El termino chino para la palabra"crisis"consta de dos ideogramas: uno significa dificultad; el otro, oportunidad. La ancestral sabiduría china refleja así que los momentos de crisis, además de conflictivos, son también momentos adecuados que encierran la oportunidad y la promesa de nuevas y mas amplias posibilidades. Con esta obra cálida, llena de aliento y de consejos sabios, nos recuerda que la vida es un buen maestro y un buen amigo, incluso en los momentos mas críticos. Y que los momentos difíciles de nuestra vida, aquellos en los que uno se siente descentrado y todo parece derrumbarse, son precisamente una situación ideal para librarnos de lo que nos mantenía atrapados y para abrir nuestro corazón y nuestra mente mas allá de los antiguos limites.